sábado, 15 de noviembre de 2014

La dolorosa historia del fútbol palestino y la Copa UEFA 2020

En su última acción, el movimiento Boicot, Desinversiones y sanciones (BDS) se centró en penalizar financieramente a Israel por su contínua ocupación de la tierra palestina teniendo por objetivo la oferta israelí de alojar el campeonato de la Unión de asociaciones europeas de fútbol (UEFA).
La oferta finalmente fue rechazada. No queda claro si el movimiento BDS tuvo algo que ver en la decisión, pero si tuvo éxito destacando la difícil situación del futbol palestino que, junto con el deporte palestino en general, ha sufrido reiteradamente de las restricciones de Israel.
Utilizando imágenes de futbol bajo la campaña ‘Tarjeta roja al racismo israelí‘, partidarios del movimiento BDS instaron a la UEFA a rechazar la oferta debido a las restricciones israelíes al fútbol palestino. Tarjeta Roja al Racismo Israelí alcanzó los 17,000 simpatizantes en su página de Change.org.
Activistas como Rachel Michelé Green y Nalan Al Sarraj se unieron a las llamadas ‘Tormenta Twitter', tuiteando a sus más de 9,000 y 22,000 seguidores respectivamente.
El incidente descrito por Al-Sarraj es el más reciente, y quizá el más notorio, ejemplo de la tragedia asociada con el fútbol palestino ya que implicó la muerte de cuatro niños de la familia Bakr en Gaza el 16 de julio del 2014.
Los cuatro niños Bakr jugaban al fútbol cerca de un complejo hotelero que hospedaba a numerosos reporteros periodistas cuando dos ataques aéreos israelíes les alcanzaron. El primero explotó matando al niño de 9 años Ismail Baked mientras corría para recuperar una pelota y el segundo mató a Ahed, de 10, Zakariya, de 10 y Muhammad, de 11.
Casi un mes después, amigos y familiares de esos cuatro niños conmemoraron la masacre de la playa con un partido de fútbol simbólico.
Cuando la UEFA anunció que la oferta israelí había sido rechazada, la acción fue considerada como una victoria por el movimiento BDS.
Fútbol palestino
Debido a la separación física entre la bloqueada franja de Gaza por un lado y la ocupada Cisjordania por el otro, el equipo nacional de fútbol palestino a menudo encuentra difícil tener a todos sus jugadores entrenando en un sólo lugar. Esta dificultad está aún mas agravada por el hecho de que, debido a la imposición israelí de restricciones de visado, el equipo nacional palestino ha tenido que incluir jugadores de la diáspora palestina tan lejos como de Chile y Estados Unidos.
Denegado el acceso, mutilados o incluso asesinados, los jugadores de fútbol palestinos han pasado de todo. Por nombrar sólo algunos:
Ziyad Al-Kord, delantero del equipo nacional entre 1998 y 2006, le prohibieron viajar y destruyeron su casa. Mahmoud Sarsak fue encarcelado por tres años antes de empezar una huelga de hambre que llevó a una presión internacional contra Israel y su posterior liberación.
Otros no fueron tan afortunados como Al-Kord o Sarsak. Tariq al Quto fue asesinado por las Fueras de Defensa Israelíes. Durante la guerra de Gaza 2008-2009, tres jugadores palestinos, Ayman Alkurd, Shadi Sbakhe y Wajeh Moshtahe, también fueron asesinados.
Denegar el visado de salida es también una práctica común. Por ejemplo, en octubre del 2007 el equipo nacional palestino fue descalificado durante la clasificación para la Copa del Mundo 2010 sólo porque no les permitieron atender al partido contra Singapur.
La lista de abusos continúa. En respuesta, el presidente de la FIFA Sepp Blatter estableció un grupo de trabajo en julio 2013 para abordar las preocupaciones palestinas. El 11 de junio del 2014, el Congreso de la FIFA decidió formar un comité para controlar las violaciones israelíes contra el deporte de los palestinos, sin sancionar todavía a Israel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tus comentarios en Versus...