viernes, 28 de marzo de 2014

¿Quién es Pepe Mujica? el primer Presidente anarquista en la historia latinoamericana

“Soy un veterano, un viejo que tiene unos cuantos años de cárcel, de tiros en el lomo, un tipo que se ha equivocado mucho, como su generación, medio terco y que trata hasta donde puede de ser coherente con lo que piensa, todos los días del año y todos los años de la vida. Y que se siente muy feliz, entre otras razones, por contribuir a representar humildemente a quienes no están, y deberían estar”, así se describe José Mujica, mejor conocido como Pepe Mujica, actual presidente de Uruguay.
Considerado como un revolucionario de mente abierta, desde su juventud acompañó a las movilizaciones obreras del lugar donde vivía y trabajaba. Partió del anarquismo, se identificó con el socialismo no ortodoxo y se sumó a la perspectiva nacionalista simpatizando con el Arturo Jauretche (pensador argentino), militó en el Partido Nacional del cuál fue líder de Juventudes, periodo durante el cual tuvo la oportunidad de viajar la recién revolucionada Cuba.
…no puedo dejar de señalar que nunca deje de ser libre, le doy gracias a la vida porque lo que he vivido, porque si no hubiera pasado esos años, de aprender el oficio de galopar para adentro para no volverme loco de pensar, me hubiera perdido lo mejor de mí mismo. Me obligaron a remover mi suelo y por eso me hice mucho más socialista que antes.
Junto con Raúl Sendic, Pepe Mujica, fundó el movimiento político-armado más importante de Uruguay en el siglo XX: el Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros (MLN-T), una guerrilla urbana cuyo nombre evocaba a Túpac Amaru II líder indígena en el Perú quien había luchado contra la conquista española. De ideología marxista más no ortodoxa e influidos por el triunfo de la revolución cubana, los Tupamaros consideraron que la lucha armada era la vía para tomar el poder y construir una nueva historia para el pueblo uruguayo. Pero en este propósito Mujica y otros integrantes del MLN-Tupamaros fueron arrestados. Mujica estuvo en prisión más de una década. Tanto él como sus compañeros fueron utilizados como rehenes por parte del gobierno para contener las acciones del MLN-T.
En 1985, Mujica y otros integrantes del MLN-T fueron liberados tras una Ley de Amnistía a presos políticos. Comienza entonces su trabajo en la política formal a través del Movimiento de Participación Popular del Frente Amplio que agrupó diferentes partidos y organizaciones de izquierda para contender en las elecciones de 1994, en las cuales Mujica logró una diputación, convirtiéndose así en el primer Tupamaro en ser electo para un cargo público. Sin embargo la experiencia resultó estéril, y así nuevamente se candidateó para el senado, cargo que también ocupó. Durante el gobierno del también integrante del Frente Amplio, Tabaré Vásquez , Mujica fue nombrado ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, cargo al cual renunció en 2008 cuando declaró sus aspiraciones presidenciales.
Para sus excompañeros guerrilleros, el gobierno de Mujica no representa al Movimiento de Liberación Nacional Tupamaro, más bien lo trasciende ya que Mujica responde a un conjunto de intereses de diversos sectores sociales que convergen en el Frente Amplio. De ahí el lema de su campaña presidencial: “gobierno para todos”. Los cuadros Tupamaros respaldan a Mujica y lo definen como el mejor que les ha permitido las circunstancias.
Yo no soy pobre, pobres son los que creen que yo soy pobre. 
Tengo pocas cosas, es cierto, las mínimas, pero solo para poder ser rico. Quiero tener tiempo para dedicarlo a las cosas que me motivan. Y si tuviera muchas cosas tendría que ocuparme de atenderlas y no podría hacer lo que realmente me gusta. Esa es la verdadera libertad, la austeridad, el consumir poco.
Una de las prioridades del gobierno de Mujica ha sido eliminar la desigualdad social. Por ejemplo, ha impulsado el Plan de Integración Socio-Habitacional “Juntos” que tiene como objetivo garantizar la vivienda a los habitantes del país a través de fondos provenientes de diversas fuentes, de la venta de edificios y propiedades del Estado que están en desuso, incluso del sueldo del presidente. Medios internacionales como The Economist lo han denominado la figura del año 2013. El presidente más pobre del mundo, dona el 90% de su sueldo a la Fundación Raúl Sendic, creada para apoyar económicamente a pequeñas empresas, a las Organizaciones No Gubernamentales que colaboran con viviendas y a los sectores más pobres de Uruguay.
Uruguay está en la mira del mundo. Este país de apenas 3 millones de habitantes se ha colocado como una vanguardia progresista pues ha realizado reformas constitucionales de gran impacto social y político. Su congreso ha legalizado los matrimonios homosexuales, pero además incluido cambios -tanto para parejas homosexuales como heterosexuales- en las normas sobre filiación, divorcio, edad mínima para contraer matrimonio, régimen sucesorio, adopción y el orden de los apellidos de los hijos, que será de libre elección de las parejas. Se ha convertido en el cuarto país de Latinoamérica que ha legalizado el aborto, a esa política se le sumaron la universalización del acceso a métodos anticonceptivos, incluyendo el dispositivo intrauterino (DIU) y los estudios oficiales de prevalencia en esta materia. De acuerdo a estadísticas oficiales la legalización del aborto no ha aumentado el número de prácticas médicas sino que ha reducido la mortalidad materna en especial aquella provocada por el aborto inseguro.
Para él lo primordial es unir a las clases medias y a los trabajadores en una fuerza nacionalista contra la oligarquía y el imperialismo. Se le cuestiona ceder ante ciertos grandes grupos internacionales, pero más allá de aciertos o errores en ese sentido, no puede decirse que su intención sea la de favorecer a los poderosos, sino la de moverse por el trabajo para la gente del pueblo uruguayo. Y quizás, como dice él, para ello se debe tragar sapos y culebras. Ya lleva unos cuántos en la panza…
Una de las reformas más controvertidas es la autorización a producir y vender marihuana en todo su territorio convirtiéndose así en el primer país del mundo con una reforma de este carácter. Incluso llegaron a reclamarle a Mujica el haber pasado por alto la Convención de Naciones Unidas de 1961 Sobre Estupefacientes firmada por Uruguay, pero Mujica a su vez reprochó la doble moral del organismo Internacional que no hizo el mínimo reclamo a la legalización de la marihuana en Colorado y Washington, Estados Unidos.
Colocándose como un líder indiscutible de la región sudamericana, en diciembre pasado, Pepe Mujica ofreció a Bolivia y Paraguay una salida al océano Atlántico. Invitando a estas naciones junto con Brasil a un proyecto de Cooperación regional con el fin de crear un puerto propiedad de los gobiernos regionales. De lograrse estaríamos hablando de un proyecto regional entre las mejores economías del continente.
Sin duda no podremos quitar nuestra atención de lo que suceda con Pepe Mujica, quien se coloca a la altura de líderes como Fidel Castro, quienes sobrevivieron en las sombras para convertirse en luz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tus comentarios en Versus...