lunes, 6 de mayo de 2013

La órbita del 15-M pone rumbo a las candidaturas ciudadanas


Dos años de manifestaciones, huelgas, asambleas, okupaciones y escraches no han parado los recortes. El "no nos representan" que gritaron las plazas de ciudades y pueblos cuando nació el movimiento de los indignados el 15 de mayo de 2011 ahora se ha transformado en la necesidad que tanto algunos activistas como ciudadanos de a pie ven de presentar batalla también en las instituciones. Un reto frente al que el Gobierno sacaba pecho este sábado. "No sé a quién representan otros- ha dicho la secretaria general del PP María Dolores de Cospedal -pero si quieren representar a una forma de ver la sociedad deberían participar del juego de la representación; porque si no, se estarán aprovechando del sistema pero no se estarán aceptando los compromisos y la responsabilidad".
A nadie se le escapa. Las reivindicaciones de los movimientos sociales tienen más apoyo y consiguen más adhesiones entre la mayoría de los ciudadanos que cualquier partido político. El 81% creía que el 15-M tenía razón en sus críticas al poder económico y la clase política, el 78% está a favor de los escraches de la PAH y el 77% compartía los motivos del 25-S para "rodear el Congreso", según datos de Metroscopia. Mientras, según los últimos resultados del CIS, si se volviesen a celebrar hoy elecciones el PP obtendría el 34% de los votos, un 10% menos que cuando se hizo con la victoria, y el PSOE un 28,2 %. Pero de momento los conservadores siguen gobernando con mayoría absoluta, el PSOE no consigue recobrar parte de su base social perdida e Izquierda Unida es incapaz de aunar todo el descontento que se expresa en la calle. Sin duda, el hueco para una nueva fuerza política está abierto.
En Madrid algunas propuestas están ya sobre la mesa. Durante los últimos meses han tenido lugar un gran número de reuniones entre activistas y militantes de distintos partidos y movimientos pero todavía no hay una iniciativa clara y unitaria. El Partido X irrumpió en las redes sociales y rápidamente obtuvo una gran repercusión en medios de comunicación, pues mucha gente espera "el partido del 15-M". Pero no se trataba de eso y de momento no ha ido más allá. Por otro lado se está gestando la iniciativa del Frente Común, que incluiría a Izquierda Unida y algunos partidos extraparlamentarios a su izquierda como Izquierda Anticapitalista y Equo. Además está el proyecto de Asociación Democracia Real Ya, que, como hizo saber a Público la semana pasada, también estaría apostando por la creación de un frente amplio contra las medidas de austeridad de una inspiración más cercana al Movimiento 5 Estrellas de Beppe Grillo en Italia.
Mientras, aunque no se trate de llevar a cabo una propuesta electoral como tal, camina también en esta dirección el Frente Cívico Somos Mayoría que encabeza el antiguo líder de IU Julio Anguitay que cuenta con el apoyo de un gran número de intelectuales de izquierda como Juan Carlos Monedero, Jorge Verstrynge, Víctor Ríos o Manuel Monereo. Además, para favorecer la construcción de este supuesto frente unitario se han creado espacios como el grupo de trabajoConfluencia, orientado a la a la difusión de propuestas políticas de este cuño. "Considera un objetivo primordial la creación de un frente amplio que impulse un programa político elaborado desde la base. Promoverá que el frente amplio no quede en un mero pacto más entre cúpulas, sino que sea el reflejo de la voluntad popular y referencia ética por su práctica política inclusiva",explican en su web.
Todas estas iniciativas y otras están siendo debatidas en los entornos y los márgenes del 15-M. Sin embargo, este movimiento siempre ha contado con una fuerte corriente libertaria opuesta a la representación parlamentaria, por lo que no apoyará nunca estos proyectos. Y, entre los que sí creen en esta vía, existe el debate de la confluencia con Izquierda Unida o tirar por algo totalmente nuevo. De momento, desde el 15-M se ha lanzado un comunicado denunciando "la estrategia de Izquierda Unida de fagotización de los movimientos sociales", en el que exigen a la formación "respeto" y aseguran que "las estructuras verticales que IU, y todo el poder parlamentario, representan, defienden y no van a modificar, son incompatibles con la participación horizontal" que promueven.
"Ésta es la Syriza española, no hace falta irse a buscarla fuera", dijo Cayo Lara en su reelección como coordinador general de IU el pasado mes de diciembre. Y manos a la obra. Sus cuadros no han parado de hacer guiños a los movimientos sociales. En ese mismo congreso la formación afirmó que la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, la Coordinadora 25-S y Juventud Sin Futuro habrían solicitado participar activamente en IU. Horas después las tres plataformas habían emitido sus respectivos comunicados desmintiendo la noticia. En este sentido, aún hay muchas reticencias a colaborar entre sectores del partido y sectores de los movimientos sociales. A Moral Santín, profesor y dirigente de esta misma "Syriza española", los estudiantes de izquierda de la facultad de Somosaguas le hicieron un escrache. Y es que fue consejero en Caja Madrid desde 1995, en 2010 ratificado para el Consejo de Bankia cobrando 526.000 euros anuales, cargo por el cual sería imputado por la querella sobre Bankia.
En Catalunya van más adelantados. En las últimas elecciones irrumpió con fuerza laCandidatura d'Unitad Popular - Alternativa d'Esquerres (CUP-AE), un experiencia política que se ha desarrollado durante la última década con un proyecto municipalista y que logró tres diputados la primera vez que se presentó al Parlament. Aunque sus orígenes están en la esquerra independentista, logró aunar parte del voto del descontento y el apoyo de los movimientos sociales. Aunque, como dijo su diputado David Fernández, "no representamos al 15-M, el 15-M nos representa a nosotros". Además, de cara a las próximas elecciones europeas Arcadi Oliveres y Teresa Forcades han lanzado una propuesta de Proceso Constituyente también dirigida a la creación de un frente amplio, tentando también a ICV. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tus comentarios en Versus...