viernes, 4 de enero de 2013

El Estadio de la “U” en el Parque Araucano: Una verdad necesaria


Se fue el 2012 y atrás quedó la promesa no cumplida del anuncio del estadio de la “U”.

Es claro e inobjetable que nuestro país no es fecundo en cuanto a estadios de propiedad privada. Pero, si consideramos que los máximos rivales disfrutan de ser locales en sus estadios, el hincha azul abraza el sueño del estadio y cada cierto tiempo la dirigencia se acuerda de que tal noticia, es esperada por la mayoría de la hinchada que quiere terminar con la idea de llenar recintos ajenos, más cuando por derecho les correspondería hace tiempo tener su estadio.

En efecto, el Club Deportivo Universidad de Chile y el gobierno de la Unidad Popular, cerraron un acuerdo para permutar tierras. La Cormu (Corporación de Mejoramiento Urbano) entregaría un paño ubicado en lo que hoy es el Parque Araucano, en ese tiempo “Ex Fundo San Luis”, sus deslindes: Alonso de Córdova por el oeste, Cerro Colorado por el norte, Manquehue norte por el este y Presidente Riesco por el sur. A cambio, Universidad de Chile entregaría unas hectáreas que tenía en la comuna de La Granja, correspondiente al ex aeródromo existente en ese lugar (hoy Museo Mirador MIM).

El presidente del Club Deportivo era Emilio Torrealba, quién aprovechó la presencia en el gobierno de un hincha fanático de la “U”: José Tohá. El “Flaco Tohá” le indicó que en la Cormu estaba el arquitecto Miguel Lawner –otro hincha azul-, por tanto, hubo voluntad para que el acuerdo fuera rápido.

El proyecto obligaba a la “U” a crear escuelas deportivas para los habitantes de la Villa San Luis (Barrio popular instalado en el corazón de Las Condes). A su vez, la Cormu realizaría gratuitamente el proyecto a cargo de un ex jugador del Ballet: Humberto Canobra.

Torrealba tenía en caja los dineros que entraron por la venta de varios jugadores, entre ellos Quintano y el “Crudo” Peralta. Con esto podría financiar el principio de las obras que estaban previstas para septiembre de 1973.

Por los sucesos políticos que golpearon a nuestro país, la Universidad de Chile fue intervenida y mirada desde un comienzo como la cuna del “intelectualismo marxista”. Por ende, se cerraron todas las facultades del país, quedando sólo las sedes de Santiago. Intervenida la Universidad, fue intervenido el Club Deportivo.
Miguel Lawner, sostiene que perpetrado el golpe, se terminó el proyecto de estadio en el Parque Araucano. Sin embargo, esto no es del todo cierto puesto que el título de propiedad sobre las tierras fueron inscritas en 1974, bajo el régimen de Augusto Pinochet.

A mayor abundamiento, en 1976, cuando la rama de fútbol del club estaba presidida por Rolando Molina (ex director de radio Agricultura y gran opositor a Allende), existió un segundo proyecto de estadio azul sobre los terrenos enclavados en el Parque Araucano, donde ya estaba funcionando la piscina que los socios podían aprovechar.

Un decreto gubernamental prohibía a cualquier trabajador de la Universidad de Chile ganar más que un decano. En consecuencia, los planteles de la “U” de la época debieron ajustarse a esa medida lo que aceleró la idea de Molina de separar la rama de fútbol del club deportivo.

Y así lo hizo en 1978 creando la Corfuch, una persona jurídica de derecho privado independiente del club deportivo. Lo curioso es que Molina se llevó con la Corfuch sólo la propiedad de Campos de Deportes 565 y otra ubicada en Macul. Es decir, a partir de este momento, el fútbol pierde toda relación con los terrenos del Parque Araucano, así como también con las piscinas de Independencia y de Los Leones, y el refugio en Farellones.

¿Qué pasó en definitiva con el paño de Parque Araucano?

Consultados 10 periodistas deportivos, ninguno pudo entregar una versión que se acerque a la realidad. Esto porque hay poquísimas publicaciones de la época y las pocas existentes cuentan historias diferentes.
Vamos a la prensa no deportiva. La revista Qué Pasa señala al respecto: “Esos terrenos siguieron perteneciendo a la universidad hasta 1985, año en que la casa de estudios los vendió a la Municipalidad de Las Condes para pagar la reconstrucción de varias de sus facultades afectadas por el terremoto”. 

En tanto, revista Cosas afirma “…la historia de este polémico proyecto partió en 2007, cuando el alcalde De la Maza llamó a licitación para la realización de un parque acuático en los terrenos de la ex piscina olímpica de la Universidad de Chile. El sitio fue vendido por el club azul en un momento de crisis financiera”.

El asunto es como se detalla a continuación. El club deportivo vende a la casa de estudios en 1983: a) Los terrenos del Parque Araucano. b) La Piscina ubicada en Independencia con Avda. Santa María. c) La piscina de Los Leones con Carlos Antúnez y d) El refugio de Farellones.

Luego de la venta, se disuelve el Club Deportivo Universidad de Chile en 1984, convirtiéndose en Servicio de Deportes y Recreación.
Aclarado el punto respecto a la propiedad sobre los terrenos del Parque Araucano, ¿Qué hizo la Universidad con ellos?, ¿Los vendió?, ¿Los expropió la I.Municipalidad de Las Condes? En verdad, ninguna de las anteriores, puesto que en 1984 (antes del terremoto lo que hace imposible la versión de prensa respecto a que tuvo que vender para reparar las sedes) permutó estos terrenos  con la I. Municipalidad de Las Condes, quedándose la universidad con un terreno frente a calle Las Hualtatas, Avenida Presidente Kennedy y calle Pedro Canisio, que corresponde a la porción B del plano de subdivisión respectiva, comuna de Las Condes. El contrato de permuta se realizó los días 16 y 18 de octubre de 1984, otorgados en la Notaría de María Gloria Acharán Toledo. La propiedad se avaluó en 55.089,90 Unidades de Fomento (UF). El título se inscribió con fecha 23 de octubre del mismo año con el número 37.756.

Es decir, El Parque Araucano dejó de ser propiedad de Universidad de Chile (casa de estudios) el 18 de octubre de 1984. Posteriormente, la universidad vendería la propiedad permutada a Corfo (órgano estatal) en $948.275.000. Como detalle unos meses después, la Corfo volvería a vender la propiedad a “I.M. Trust & CO. Holdings S.A.” en unos 300 millones más. ¡Flor de negocio!

El rector designado por la dictadura que decidió permutar las tierras del Parque Araucano fue Roberto Soto Mackenney, quién hoy es presidente de la junta directiva de la Universidad Bernardo O’Higgins.

Investigados los hechos es usted libre para concluir lo que estime conveniente. Lo que no está en duda es que por historia, la “U” merece un estadio, ese que nos privó el poder económico y político de la época.

*Extracto de Tesis presentada en la Escuela de Periodismo de la USACH sobre los terrenos azules en el Parque Araucano.

*Agradecimientos a la periodista Alejandra Miranda y al alumno de periodismo Aristeo Andrés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tus comentarios en Versus...