jueves, 15 de noviembre de 2012

Apuntes sobre la crisis (educativa) de España



España en la situación política-económica en la que se encuentra, ha instalado el típico discurso conservador neoliberal, que desprestigia  y culpabiliza al “Estado” y a las instituciones que resguardan el Bien estar social, como responsables de su crisis y por tanto las necesarias estrategias de “salvación” depositadas en el sector privado para salir del estado crítico económico por el que se atraviesa. En este camino, no ha encontrado nada mejor, que invitar al ministro de educación de Chile,  país en el que se ha consolidado un modelo económico neoliberal llevado a su máxima expresión, como laboratorio de exacerbación de dicho sistema. En este marco, es necesario precisar que Chile, ha “regalado” gran parte de los bienes nacionales, vale decir los bienes comunes de los chilenos y las chilenas (carreteras, cobre, materia prima, minerales, agua, energía) como también el usufructo y lucro que ha hecho el  sector privado con las necesidades básicas de los ciudadanos: educación, salud y previsión social.  Las políticas públicas han permitido que el  sector privado subsuma a las escuelas públicas, con el discurso demagógico de la “libertad” de elección y con un pseudo mensaje técnico asentado en la medición para configurar una realidad complaciente al sistema. En este marco surgen los “ranking” de las escuelas, el manipulado y antojadizo concepto de calidad y el desprestigio de la escuela pública. ¿Es esta realidad,  lo que España quiere imitar? El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de España, han elaborado un borrador de una ley orgánica que tiene como ejes, según lo expone el profesor Angulo Rasco (2012) dos propuestas que pueden ser consideradas economicistas (o mercantilistas). La primera lo enuncia claramente: aumentar El crecimiento económico y la competitividad, mejorando, supuestamente, el nivel educativo; la segunda porque entiende la calidad (nivel educativo) exclusivamente determinada por los resultados de los estudiantes, i.e. el rendimiento, medido a través de pruebas estandarizadas.  Sin entrar en detalles que abordaré posteriormente, el crecimiento económico depende de muchas más variables que la de la educación; por lo mismo, la calidad educativa viene asociada más a variables procesuales que a variables finales, tal como nos muestra con extrema claridad el éxito del Sistema Educativo Finlandés (Sahlberg 2010) y algunas propuestas para el cambio educativo como las de Hargreaves y Shirley (2009), por poner unos pocos ejemplos. Para conocer el detalle la crítica que realiza el catedrático Angulo, se puede revisar el archivo que circula por diversas plataformas españolas denominado: “La educación obligatoria que quiere la derecha española: Reflexiones críticas sobre la prpouesta para el anteproyecto de Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad de Educativa (modificación de la Ley Orgánica  2/2006, de 3 de mayo, de Educación).

Pero no sólo el profesor Angulo ha levantado su voz para denunciar aquello que subyace a la modificación de la ley y atenta contra la democracia, la ciudadanía  y la educación en sí misma, un grupo de profesores y profesoras se han reunido en Sevilla en el pasado mes de octubre, para analizar esta problemática por la cual atraviesa el país. Liderados por académicos que han aportado al mundo entero por su gran productividad teórica y relevancia de sus propuestas en materias de educación, como José Gimeno Sacristán, se han reunido, entre otros, Álvarez Méndez, Angulo Rasco, Fernández Enguita, Feito Alonso, Imbernón Muñoz, López Melero, Rodriguez Martínez,Torres Santomé, cuya síntesis se puede consultar en la siguiente dirección:

http://porotrapoliticaeducativa.org/ y en cuya página en la cual se encuentran los firmantes, se pueden agregar todos aquellos que mundialmente nos sintamos afectamos por estos retrocesos en materias de exterminio de nuestra escuela republicana, adhiriendo en la siguiente dirección: http://porotrapoliticaeducativa.org/firmantes/


Por Silvia Redón, 15 de noviembre de 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tus comentarios en Versus...