lunes, 23 de abril de 2012

Cristina e Isabel

"Fui su alumna en el diplomado de economía política y me interesó su idea acerca del carácter rentista de la economía chilena," dijo Isabel mientras servía atentamente un café - reguleque y negro porque se les había agotado la leche -, en el bar donde la abogada trabaja como mesera parte de su jornada. Esta escena surrealista resulta tan ilustrativa de los perniciosos efectos de la hegemonía de las grandes corporaciones rentistas sobre la economía chilena, que pedí su autorización para relatarla en esta nota, a lo cual accedió gustosa.
Ella intuye que esa es la causa de la precariedad de su ocupación: a diferencia de los auténticos capitalistas, que extraen sus ganancias del trabajo calificado y competitivo de sus empleados, los rentistas las obtienen de los tesoros de los cuales se han apropiado. También comprende que el camino para terminar con esta enorme distorsión lo está señalando una vecina; se llama Cristina.
Isabel comparte el destino de un tres por ciento de los asalariados, que al igual que ella trabajan en hoteles y restaurantes. Ello se puede apreciar en el gráfico 1, a continuación, que muestra donde se encuentran ocupados las 4.640.012 personas que cotizaron en las AFP en diciembre del 2011.
A ellas hay que agregar aproximadamente tres millones de personas que ese mismo mes trabajaron por cuenta propia, poco más de medio millón de desocupados y más de 800.000 mujeres que transitoriamente han vuelto a labores de hogar, para dar un total de aproximadamente nueve millones de chilenas y chilenos que tienen una cuenta activa en la AFP; en su gran mayoría han cotizado al menos una vez en los últimos años.
Son empleos precarios. Sólo poco más de un décimo de los afiliados a las AFP cotizan regularmente, es decir, tienen empleos formales estables, entre los cuales hay que incluir poco más de un cinco por ciento que trabaja en el Estado, incluyendo las FF.AA.
En cambio, dos tercios de los afiliados cotizan un mes de cada dos, en promedio. La mitad cotiza un mes de cada tres y un tercio uno de cada cinco. Es decir, se trata de una enorme masa de trabajadores que entra y sale constantemente de empleos asalariados de muy corta duración. Cuando no los encuentra trabajan por cuenta propia, con períodos de desocupación intermedia. En el caso de las mujeres, muchas de ellas entran y salen constantemente de la fuerza de trabajo.
La misma Isabel trabaja de mesera parte del tiempo y el resto en otras actividades, en algunas de las cuales a veces cotiza formalmente. Si por casualidad la encuestan un día que está atendiendo en su bar, aparecerá como "ocupada por cuenta propia," porque allí le pagan con boleta de honorarios.

Gráfico 1 (ver original interactivo)
Como se aprecia en el gráfico 1 y los cuadros 1 y 2, más o menos un cuarto de los cotizantes trabaja en el comercio y alquileres, un poco menos de otro cuarto en servicios sociales y domésticos, administración pública y defensa; si se agrega el tres por ciento que trabaja en finanzas, se aprecia que en Chile la mitad de los asalariados se dedica a este tipo de actividades.
La otra mitad se dedica a la producción de bienes y servicios que se venden en el mercado, incluyendo poco más de un 11 por ciento ocupado en manufacturas, un poco menos en la construcción y otro tanto en educación, salud y otros servicios sociales comerciales. La agricultura, ganadería, silvicultura y pesca ocupan poco más de siete por ciento de los asalariados y el transporte y comunicaciones menos de seis por ciento. Finalmente, la minería ocupa apenas el 1,6 por ciento de los asalariados y un 0,5 por ciento adicional trabaja en electricidad, gas y agua.
En las cien mayores empresas según sus ventas, el cuadro es todavía más sesgado. El comercio representa más del 42 por ciento de la dotación de estas grandes empresas y si se agregan las finanzas, servicios de salud y sociales y juegos de azar, se sobrepasa holgadamente la mitad de los ocupados por estas corporaciones. Ello se puede apreciar en los gráficos 2 y 3 y los cuadros 1 y 2.
Gráfico 2 (ver original interactivo)
Sin embargo, las ventas de estos grandes conglomerados arroja un cuadro muy diferente, como se puede apreciar en el gráfico 3 y los cuadros 1 y 2. El comercio, finanzas y servicios, que representan más de la mitad de la dotación de las mismas, representan menos de un tercio de sus ventas.
En cambio, la minería sola representa casi un cuarto de las ventas totales de las grandes corporaciones: el 2011 alcanzaron a casi 24 billones de pesos, alrededor de cincuenta mil millones de dólares, que equivalen a cerca de un cuarto del Producto Interno Bruto (PIB) - este último mide el valor agregado, es decir, ventas menos compras y por lo tanto esta comparación es sólo referencial. Es decir, con apenas un 7,4 por ciento de la dotación de estas grandes empresas, las mineras representan un cuarto de las ventas de las mismas.
La electricidad, gas y agua representan a su vez poco menos de un 13 por ciento de las ventas de estas grandes corporaciones, pero apenas un 3,4 por ciento de su dotación. El grueso de estas ventas corresponde a electricidad, que en medida no menor produce para la minería. En conjunto, por lo tanto, la minería y energía representan más de un tercio de las ventas totales, pero ocupan poco más de la décima parte de la dotación, de las cien mayores empresas que operan en el país.  
Por su parte, la agricultura, ganadería y silvicultura - donde se incluyen el vino, papel y celulosa -, y la pesca, representan más de un 15 por ciento de las ventas de estas corporaciones y en conjunto ocupan poco más de un 8 por ciento de la dotación. En otras palabras, las corporaciones que operan en estos tres sectores basados en recursos naturales - minerales, tierra y agua -, generan más de la mitad de las ventas totales ocupando menos de un quinto de la dotación, de las cien mayores empresas del país.
Gráfico 3 (ver original interactivo)
En las industrias que producen bienes y servicios no basados en recursos naturales, las ventas y las dotaciones representan proporciones más parecidas entre si. El transporte y las comunicaciones representan poco menos del 10 por ciento de las ventas de las cien mayores compañías y poco menos del 8 por ciento de la dotación de las mismas. Algo parecido ocurre con la industria manufacturera -excluyendo el vino, papel y celulosa -, que representa un nueve por ciento de la dotación y un ocho por ciento de las ventas de estas grandes empresas.
No es raro entonces, que las ramas basadas en recursos naturales concentren la mayor parte de las inversiones, como se aprecia en el gráfico 4 y los cuadros 1 y 2. La minería ha sido el destino de un tercio de todas las inversiones extranjeras recibidas por el país después del golpe militar, el grueso de las cuales llegó después de 1990. La electricidad, gas y agua concentra más de un quinto adicional. En conjunto, como se ha mencionado, las dotaciones de la minería y electricidad, gas y agua representan una décima parte de los ocupados en estas grandes corporaciones y poco más de un dos por ciento del total de asalariados, como se vio más arriba.
La corporación de bienes de capital, que registra los grandes proyectos de inversión tanto nacional como extranjera, estima que la minería y energía concentran las tres cuartas partes de los grandes proyectos de inversión de los próximos cinco años. Es decir, vamos de mal en peor.
Gráfico 4 (ver original interactivo)


Si se agregan las inversiones llegadas a la agricultura, ganadería, silvicultura y pesca, las ramas basadas en recursos naturales han absorbido poco menos de dos tercios de la inversión extranjera llegada en los últimos cuarenta años - prácticamente toda la cual llegó a las cien mayores empresas. Las dotaciones de estas ramas consideradas en su conjunto representan menos de un quinto del total ocupado en las cien mayores empresas y menos de un décimo del total de asalariados de la economía, como se ha visto.

La distorsión anotada se aprecia con claridad en el gráfico 5, referido a las cien principales empresas, que muestra sus ventas en el eje vertical y sus dotaciones en el eje horizontal, mientras las inversiones recibidas por cada sector se aprecian en el tamaño de los globos, los que representan en color azul a las ramas basadas en recursos naturales y en rojo las otras.
Se puede observar que las tres ramas basadas en recursos naturales - minerales, tierra y agua - ilustradas por los tres globos de color azul, son los más grandes puesto que concentran la mayor parte de las inversiones. Los mismos se concentran en el vértice superior izquierdo del gráfico, debido a que concentran la mayor parte de las ventas, pero generan muy poco empleo.
Gráfico 5 (ver original interactivo)
El comercio aparece en el vértice superior derecho, puesto que concentra cerca de un quinto de las ventas pero más de 40 por ciento del empleo. Los otros rubros aparecen en el vértice inferior izquierdo, puesto que representan una parte menor de las ventas y el empleo de las mayores corporaciones, al tiempo que el tamaño más reducido de los globos respectivos muestra que las inversiones recibidas por los mismos no alcanzan mayor significación.
La misma distorsión se aprecia en el gráfico 6, que muestra la dotación y las ventas de las cien mayores empresas. Se observa como con una dotación muy pequeña, los sectores basados en recursos naturales -minería, agricultura, silvicultura, pesca, electricidad, gas y agua -, concentran el grueso de las ventas de estas corporaciones.
Gráfico 6 (ver original interactivo)
Las grandes corporaciones que dominan la economía chilena no extraen sus riquezas del trabajo de la gente, puesto que ocupan a muy pocos. Sus ventas y ganancias provienen de la renta que obtienen por los tesoros con que la naturaleza ha bendecido al país y de los cuales ellos se han apropiado sin pagar un peso, o muy poco. Al regalar sus recursos naturales, el país no ha estimulado la inversión de auténticos capitalistas, ávidos de contratar la abundante y relativamente bien preparada mano de obra nacional. Ha fomentado, en cambio, a las grandes corporaciones rentistas que concentran sus inversiones en los tesoros de la naturaleza, para extraer los cuales requieren de muy poca gente.
El resto, cuando logramos encontrar trabajo, nos dedicamos principalmente a vendernos mutuamente las mercancías que importamos. También a cortarnos el pelo unos con otros, como dijo una vez un senador estadounidense, puesto que esos oficios no quedan desprotegidos por la indiscriminada apertura al exterior, promovida por los grandes rentistas a quiénes tampoco les interesa proteger la producción nacional de bienes y servicios.
Todos estos empleos son precarios puesto que su productividad es muy baja. Los auténticos capitalistas saben que su fortuna depende exclusivamente de sus trabajadores, por lo cual no pueden tratarlos demasiado mal. A los grandes rentistas esto les tiene sin cuidado. La educación tampoco les importa mucho, y no les ha preocupado que se haya desmantelado sucesivamente a lo largo de cuatro décadas, transformada en una nueva fuente de renta.
La mano de obra misma importa un bledo para los que realmente dominan la economía, que son las cien empresas señaladas. Isabel con su título de abogado y diplomado en economía política debe trabajar de mesera. La bendición de los recursos naturales se ha transformado de este modo en una maldición.
La "Enfermedad holandesa" que nos aqueja se agrava, como ha reconocido en un artículo reciente el destacado economista Rolf Lüders, ex ministro de Pinochet. Ello no tiene porque ser así. El académico cita como alternativas un mayor impuesto de exportación a los recursos naturales, en particular el cobre; tipos de cambio diferenciados para el cobre y las demás exportaciones, invertir para aumentar la productividad de los sectores más afectados y apoyar el traslado de recursos desde los sectores afectados a otros que no lo están.
Para remediarlo hay que corregir la distorsión introducida por los Neoliberales, que respaldados por los grandes rentistas, promovieron la privatización sin cobro de los recursos naturales. La solución de fondo a este problema la encontraron hace más de dos siglos los economistas clásicos: el Estado debe capturar la renta de los recursos naturales, de modo de nivelar la cancha a las inversiones en todos los sectores. Promover de ese modo que los auténticos empresarios movilicen el trabajo de la gente: la fuente exclusiva de la moderna riqueza de las naciones.
Es precisamente lo que acaba de hacer la Presidenta Cristina Kirchner al renacionalizar YPF. Antes lo habían hecho el Presidente Lula y los presidentes Morales, Correa y Chávez. Todos ellos se inspiraron en el Presidente Allende.
Es hora de retomar esta sana doctrina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tus comentarios en Versus...