sábado, 29 de octubre de 2011

Comisión Interamericana de DDHH considera "deplorable" uso de fuerza contra estudiantes chilenos

El relator sobre los Derechos de la Niñez de la CIDH, Paulo Sergio Pinheiro, calificó hoy de "deplorable" el "desproporcionado" uso de la fuerza contra jóvenes en las manifestaciones estudiantiles en Chile, que fue denunciado este viernes en Washington durante una audiencia del organismo.

"La manera con que esas manifestaciones, en que estaban niños y adolescentes, fueron reprimidas fue deplorable, lamentable", sostuvo Pinheiro, para quien "está clara la desproporcionalidad de la fuerza" desplegada por Carabineros durante las masivas protestas estudiantiles que se registran en Chile desde hace casi seis meses.

"No es algo compatible con la convivencia democrática en este continente", recriminó el relator de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Representantes del Programa Asesoría Ciudadana del Instituto Igualdad habían acudido hoy a una audiencia de la CIDH a denunciar las "graves violaciones de derechos humanos"
que afirmaron se están produciendo en las protestas estudiantiles chilenas.

DENUNCIA

Los peticionarios de dicha plataforma Branislav Marelic e Italo Jaque Ribera expusieron el "preocupante grado de violencia" ejercido por personal policial durante las manifestaciones y acusaron al gobierno de Sebastián Piñera de "criminalizar la protesta civil" y "confundir la noción de orden público con la ausencia de manifestaciones públicas".

"Carabineros, el Estado, no ve a los manifestantes como sujetos de protección, sino como una amenaza", afirmó Marelic, para quien el decreto que regula las manifestaciones, que data de la dictadura de Augusto Pinochet, no está en consonancia con las normas internacionales.

"El Estado responde ante las manifestaciones sin uso de la violencia de manera progresiva ni proporcional", insistió y recriminó el "uso irracional de carros lanzaaguas y gases lacrimógenos".

Ribera por su parte aseguró que su organización tiene registrados 120 casos de abusos contra los manifestantes en los que se evidencia el "trato vejatorio" y hasta "tortura" de los detenidos en el marco de las manifestaciones, entre ellos niños y adolescentes.

Criticó especialmente el hecho de que carabineros esté sometido a la justicia militar, que es "una justicia de pares que opera como foro o privilegio para los uniformados y que tiende a su protección", por lo que los denunciantes temen que los acusados queden "impunes".

"Nuestra generación, la que está movilizada por una educación gratuita, pública, no discriminatoria y de calidad para todos los chilenos y las futuras generaciones, no vivió en dictadura y no nos interesa vivir en un país que se precia democrático pero donde se apliquen las mismas leyes y donde en la calle se reprima de la misma forma", afirmó.

En este sentido, ambos solicitaron que la CIDH le pida al Estado chileno que le autorice una visita "a la brevedad" para "conocer y profundizar" sobre la situación en el contexto de las actuales manifestaciones públicas y que inste al gobierno a "derogar" el decreto supremo 1086 que rige las manifestaciones.

Asimismo, llamaron a la CIDH a que presione a Chile para "reducir la jurisdicción de los tribunales militares o derogarla" y que llame a Carabineros a "abstenerse inmediatamente de reprimir y agredir a manifestantes pacíficos".

RESPUESTA DE GOBIERNO

Las acusaciones de los dos jóvenes fueron rebatidas por el director de derechos humanos de la Cancillería chilena, Miguel Angel González.

"Cuando se dice que hay una oposición del Estado a las manifestaciones eso es una falsedad, lo que se requiere es que se informe y acuerde un recorrido porque es un espacio de uso público", afirmó González, quien recalcó que en su país "no existe absolutamente ningún impedimento para que la gente se manifieste" y atribuyó la violencia a "grupos infiltrados" en las marchas estudiantiles.

El alto funcionario recordó que en las marchas autorizadas este año han participado hasta dos millones de personas, de las que fueron detenidas unas 13.000. Mientras, continuó, en 2006, durante el anterior gobierno de Michelle Bachelet, las manifestaciones convocaron a unas 280.000 personas y el número de arrestos llegó a los 10.000.
"Pretender por tanto que hay una política deliberada de reprimir manifestaciones es, por decir lo menos, una exageración", concluyó González. "Es una aseveración injusta e ininteligible para nosotros porque se contradice con las estadísticas", agregó.

Por su parte, el mayor de Carabineros, Heriberto Navarro, sostuvo que el número de agentes heridos en las manifestaciones es el "doble" que el de los civiles y señaló que hasta septiembre se habían registrado 779 funcionarios lesionados, de ellos 58 graves.

"Tengan la seguridad de que Carabineros es una institución profesional, que vela por que sus funcionarios cumplan con la ley y estamos dispuestos a investigar cualquier denuncia que se nos formule", declaró.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tus comentarios en Versus...