jueves, 21 de abril de 2011

Estudiantes de universidades privadas y fiscales se unen contra el lucro en la educación superior

El mundo de estudiantes universitarios ha dado un vuelco en la gran unión que se ha generado entre universidades privadas y estatales que, sin planificarlo, se han topado en la misma vereda en la lucha por no convertir la educación chilena en una empresa, a través de diversas movilizaciones que incluye un paro nacional.

La parcial privatización que podría sufrir  la Universidad Central en el ámbito privado, el compromiso mínimo que mantiene la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas con estudiantes del sector estatal y la escaza participación democrática de los alumnos en la confección de una futura reforma universitaria, se conjugaron para que estos dos frentes unieran sus fuerzas.

Las medidas iniciales para este año fueron agendadas en la primera gran asamblea de la Confederación de Estudiantes de Chile,  donde fueron invitados los presidentes de las federaciones de universidades privadas, generando un solo discurso y una serie de gestiones para presionar a las autoridades.

El primer paso fue dado con la movilización del jueves pasado, cuando un centenar de estudiantes universitarios del sector privado apoyados por la Confech, se manifestaron frente al Ministerio de Educación, para defender a la Universidad Central de su posible venta parcial a la Sociedad Inversiones Norte Sur. Según Constanza Galleguillos, presidenta del Consejo de la Universidad Central, ellos son el mejor ejemplo de lo que significa la educación privada, haciendo un llamado para que las autoridades intervengan.

“Queremos que el ministro de Educación se pronuncie sobre el tema, sabemos que el tiene la última palabra porque la modificación de estatutos va a permitir incorporar la sociedad de inversiones Norte Sur en la Universidad Central. Se trata de una medida de presión que vamos a ejercer, que no estamos luchando solos en la U: Central, sino que también hay otras universidades que nos están apoyando. Nosotros somos el ejemplo de lo que está sucediendo en la educación superior chilena, queremos que se haga parte de un debate nacional de lo que está ocurriendo acá. Existen muchos egresados centralinos, hay más de 12 mil estudiantes los que nos estamos manifestando en contra de esta incorporación”, señaló la dirigenta.

Si bien, se puede mirar como una paradoja que  universidades privadas luchen contra el lucro, sus representantes denuncian que estas no se pueden regir por la búsqueda de utilidades. La educación debe ser el principal objetivo para una institución de este tipo según el presidente de la federación de estudiantes de la Universidad Diego Portales, Patricio Indo, ya que de lo contrario estarían actuando fuera del marco legal.

“Lo que estamos pidiendo es que esa ley realmente se cumpla porque hoy las instituciones tienen inmobiliarias, se auto arriendan los inmuebles y a través de esa forma generan más lucro. Nosotros estamos denunciado que si realmente el Estado en la Constitución está planteado que no se puede lucrar, realmente no se pueda lucrar. Si bien muchos plantean que la educación superior privada son instituciones con fines de lucro hoy en nuestra Constitución está estipulado que no lo es”, indicó el estudiante.

Indo agregó que las autoridades deben cumplir con su rol fiscalizador para hacer que la ley se cumpla. Por su parte, Camila Vallejo señaló que estas nuevas gestiones buscan ir contra el modelo que avanza a destruir la Universidad estatal y pública que ahora abarca también a universidades privadas  que asumen una visión distinta.

“Avanza incluso en el mismo sistema privado. Creemos que es importante empezar a diferenciar a nivel institucional las universidades que son privadas, universidades que son abiertamente proyectos ideológicos, universidades que son abiertamente negociado, y hoy la Universidad Central y muchas otras se caracterizan por un sello distinto, y nos parece que es importante defender eso porque no sólo se avanza en destruir las universidades estatales y públicas, sino también aquellas privadas que asumen cierta misión distinta que tiene que ver con asegurar la laicicidad, el pluralismo, la democracia interna y que sean instituciones sin fines de lucro. Eso hoy es fundamental en el debate por la recuperación de la educación pública”, explicó la máxima dirigenta de la FECH
También, se espera que la fuerza que tomará el movimiento universitario facilite la participación en la nueva reforma de educación superior.

1 comentario:

  1. Personalmente creo que hoy en día se están pasando con las tarifas de las universidades. Empiezo a dudar de si la calidad de los cursos justifica estos precios. Además, tener un título tampoco garantiza encontrar trabajo. Mi hijo quiere estudiar formacion profesional y, viendo como están las cosas, creo que va a tener todo mi apoyo. Saludos!

    ResponderEliminar

Deja tus comentarios en Versus...