viernes, 19 de noviembre de 2010

¿Tecnocracia vs. Educación?: La emboscada ideológica del día

Cuando pensamos en educación tenemos en mente muchos ámbitos desde aspectos estructurales del sistema hasta la formación del profesorado, sin embargo a veces no miramos lo suficiente el núcleo de qué es lo que se está enseñando en nuestro sistema, el "programa". Aquí es donde mirar el currículum adquiere centralidad y asistimos a transformaciones importantes en la actualidad. Mirando las noticias y viendo el periódico pude observar que el Ministerio de Educación anunció un aumento en la cantidad de horas lectivas destinadas a Lenguaje y Matemáticas, justamente los ámbitos formativos donde existen peores resultados. O bueno, si lo
pensamos mejor, en los únicos donde hay “resultados” cuantificables y/u observables. Saliendo del titular de la noticia se puede apreciar que no es en estricto rigor un aumento en las horas en estos subsectores, sino que es una redistribución de la carga horaria de la jornada escolar en la que se dedicará una mayor carga en estos ámbitos en desmedro de otros. ¿Otros cuáles, es la gran pregunta? Educación tecnológica y Ciencias Sociales es la respuesta, con la sutil "sugerencia" del Ministro de compensar esa disminución horaria con las horas de libre disposición. Sí, esas horas que muchas escuelas dedican a definir su identidad y la particularidad de su formación, es decir, son aquellas horas “libres” en que buscan dar una plusvalía diferenciadora en comparación con otras escuelas, el sello distintivo. Hay una contradicción lógica en decir que existen horas de libre disposición cuando se sugiere utilizarlas para tapar los "eventos" -en el lenguaje de los cráteres urbanos en las calles- que están dejando los grandes camiones estatales que están pasando y rompiendo el asfalto del currículum nacional.

Luego, el Ministro arguye que el Lenguaje y las Matemáticas son el "centro de la educación", tema acerca del que hay una discusión vigente e irresuelta aun pero que en vez de cuestionar de plano, prefiero poner en la palestra qué es lo que está comprendiendo por educación dicho funcionario. Si realmente se comprendiera el Lenguaje y las Matemáticas desde una perspectiva realmente pedagógica, el énfasis estaría en fortalecer las falencias que hay en estos subsectores y potenciar una transversalidad real entre estos subsectores y los demás, sin embargo, ni siquiera eso está. Aquí entra el punto que confiere el título a este escrito, ya que la gran coincidencia es que justamente este énfasis se condice con los aspectos que evalúa el sistema educacional chileno, por lo tanto, lo que existe y lo único relevante. Esto no es nuevo, pero muchas veces nos olvidamos de pensar en cuál es el razonamiento a la base de una definición educativa como esta. Dicen que estos cambios se están haciendo para mejorar la educación cuando en estricto rigor estos cambios podrían estar pensados para rendir de mejor forma ante los estándares nacionales e internacionales de aprendizaje. Esta es la definición de educación: resultados. Y con esto es que lavan nuestros cerebros y adormecen nuestras consciencias cada día.

Esto de la emboscada ideológica es lo más delicado del asunto porque esta transformación se desliza suave y subterráneamente con la estética de una simple medida paliativa cuando en realidad conforma parte de un cambio profundo en el núcleo permanente que articula el quehacer educativo: el currículum. Cambiando el currículum en esta dirección vamos cambiando nuestras concepciones acerca de la educación y sus fines en nosotros mismos y los que vienen a una perspectiva ingenieril del proceso educativo, como también la restricción de las posibilidades de acceder a una formación integral a las grandes mayorías de estudiantes. Cabe agregar además, ¿Qué queda para el profesor de aula que quiere innovar y realmente educar a sus alumnos con transformaciones como ésta?

José Antonio Quintana
Licenciado en Psicología - Programa EPE, FACSO U. de Chile

1 comentario:

  1. Creo a mi juicio, que estas políticas promovidas por este Ministerio de Educación obedecen a un modelo de escuela de explotación productiva. Se ve a los actores escolares cmo productores de puntajes SIMCE-PISA, lo cual es clave para la "imagen país", y se está dispuesto a sacrificar la calidad de vida en las escuelas y aulas para conseguir esos objetivos. De todas formas la reducción curricular me parece que va en la línea de anteriores "reducciones" currculares, el adiós de la filosofía, la "transversalización" de la educación cívica-derechos humanos-sexualidad, la eliminación de las segundas lenguas en beneficio exclusivo del inglés, la desaparición de la historia de Chile y de América Latina... vamos a ver cómo sigue. A mi juicio tenemos que poner en el centro del debate el currículum como un todo, y no centrarnos exclusivamente en historia, es desde esta perspectiva que podemos avanzar en la idea de lo "integral" de la formación de nuestras niñas, niños, jóvenes y adultos.

    ResponderEliminar

Deja tus comentarios en Versus...