martes, 16 de noviembre de 2010

Pobladores de Caimanes en huelga de hambre

Cuando ya cumplen 45 días de huelga de hambre, los once pobladores de Caimanes que mantienen la medida de presión no dan su brazo a torcer y exigen que además del plan de traslado, minera Los Pelambres otorgue una reparación económica por perjuicios. La construcción del tranque de relaves tóxicos “El Mauro” causó graves problemas al medio ambiente, perjudicó la agricultura del lugar – principal actividad económica de la zona – y hoy amenaza con rebasarse.
Los 45 días de la huelga de hambre de los once habitantes de la comunidad de Caimanes lograron que la minera Los Pelambres accediera volver a sentarse en la mesa de diálogo. Sin embargo, a dos días de ocurrido el encuentro entre ambas partes, no existen avances en la negociación, ya que la compañía insiste en implementar un plan de traslado y no cerrar el tranque de relaves tóxicos, tal como lo piden los habitantes de este poblado.
El vocero y presidente de la comunidad de Caimanes, Cristián Flores, informó que el principal problema es que la minera les aseguro que “no pueden terminar con las faenas del tranque” y que la única solución es que “se cambien a vivir en otro lugar”, donde les entregarían viviendas similares a las que tienen ahora.
“En lo que estamos topando es en un punto de reparación por daños y perjuicios. Ellos dicen que no corresponde nada y que sólo estarían dispuestos a hacer el traslado de la gente o dar una casa en otro lado. Nosotros queremos que cierren el tranque porque nuestro pueblo tiene más de 500 años y queremos seguir ahí”, comentó Flores.
El vocero insistió en que la propuesta de la minera Los Pelambres no será aceptada ni por los huelguistas, ni tampoco por  los miembros de la comunidad porque les están pidiendo que, en muchos casos, abandonen el lugar donde nacieron y se cambien de casa y de trabajo, a cambio de nada.
Juan Villalobos, uno de los ayunantes, reafirmó esta posición y aseguró que van a
“continuar en la huelga de hambre hasta que la mesa esté finiquitada”. Respecto del estado de salud de los huelguistas, Villalobos indicó que, por el momento, están todos “estables, pero con un estado de salud delicado”. “Hemos experimentado una baja de peso de diez a once kilos. Ojalá esto termine pronto, pero si va a prolongarse, aguantaremos hasta el final”, sentenció.
El miedo de la comunidad de Caimanes no es sólo que se desgrane el embalse El Mauro que sólo cuenta con una cortina de arena, también sienten temor por los graves riesgos en la salud que implica vivir en un lugar con un medio ambiente contaminado que pueden ir desde problemas en el aprendizaje e incluso hasta la muerte.
Este embalse no fue construido con las medidas recomendadas internacionalmente para proteger el lugar donde fue emplazado como por ejemplo que el fondo del tranque sea sellado para que los restos minerales no pasen a las napas subterráneas y contaminen las aguas y, por ende,  a las personas que habitan en los alrededores.
Por otro lado, la comunidad de Caimanes argumenta que existe negligencia de parte del Gobierno al decir que “este es un conflicto entre privados”, aún cuando fueron las instituciones gubernamentales las que autorizaron la construcción de este tranque de relave en un terreno a nivel de suelo y cercano a poblados, situación que no debería estar permitida.
Extraido de Radio U. de Chile
Drama en Caimanes: Pobladores cumplen 42 días de huelga de hambre y aseguran que están dispuestos a dar la vida
La comunidad de la Cuarta región está amenazada por un tranque de relave tóxicos de minera Los Pelambres que no sólo les quitó el agua y puede contaminar con peligrosos elementos, como arsénico y plomo, a sus habitantes, sino que amenaza además con desbordarse e inundar el pueblo. Mientras los manifestantes están cada vez en peor estado de salud, el Gobierno insiste en que se trata de un “conflicto entre privados”.
Al cumplirse 42 días de la huelga de hambre de once  habitantes de la comunidad de Caimanes, se radicalizan las posturas y los huelguistas dicen estar incluso dispuestos a perder la vida por conseguir el cese de las operaciones del tranque El Mauro, perteneciente a la minera Los Pelambres, y que mantiene en peligro a toda la comunidad del sector.
El vocero y presidente de Caimanes, localidad de la Cuarta región, Cristián Flores, fue enfático en señalar que no bajarán la huelga a menos que se realice, por lo menos, una mesa de diálogo entre el Gobierno, la minera y los huelguistas.
“La huelga no se va a deponer mientras no se instaure la mesa. Los huelguistas han manifestado que la única forma de que se deponga la huelga, es que alguno de ellos muera”, informó el dirigente, y contó que los manifestantes ya se encuentran en un estado de salud “deplorable”, algunos de ellos hospitalizados, y con pérdidas de peso que ya alcanzan a los 14 kilos.
Postura que reafirmó uno de los huelguistas, Juan Villalobos, quien pese a encontrarse en una delicada situación de salud, conversó con radio Universidad de Chile y reiteró que mantendrán la medida hasta las últimas consecuencias.
“Nuestra salud es muy crítica. Los dolores que nos provoca, el principal, son dolores al pecho, nos cuesta para respirar. Aquí no vamos a ceder hasta que seamos escuchados y hagamos entender al Gobierno que nosotros, como comunidad, estamos corriendo un peligro”, dijo Villalobos.
Una de las mujeres que está en huelga de hambre, Valeska Tapia, ya cumplió dos días internada en un centro de salud debido a que presenta importantes complicaciones, que incluso la están perturbando mentalmente.
El toxicólogo, profesor titular de la Universidad de Chile y miembro de la comisión de Medio Ambiente del Colegio Médico de Chile, Andrei Tchernitchin, detalló que “si hay arsénico, se produce cáncer bronco pulmonar, principalmente, de las vías urinarias, renal, de la vejiga y del hígado, además produce abortos y malformaciones congénitas. Si hay plomo, y los tienen generalmente, crea problemas intelectuales, desarrollo de la personalidad agresiva, y además también produce abortos”.
La contaminación a la que están peligrosamente expuestos todos los habitantes de Caimanes se debe a que este embalse no fue construido con las medidas recomendadas internacionalmente, como que el fondo del tranque sea sellado para que los restos minerales no pasen a las napas subterráneas y contaminen las aguas de uso humano y animal, además del medio ambiente.
Pero el Gobierno mantiene el argumento de que “este es un conflicto entre privados”, lo que la comunidad califica como una negligencia, más aún cuando fueron las instituciones gubernamentales las que autorizaron el tranque de relave en un terreno que a nivel de suelo y por la cercanía de las comunidades no estar emplazado.
De hecho, un fallo de la Corte de Apelaciones indicó que no se debía llevar a cabo la construcción del tranque por no contar con las características geográficas adecuadas, fallo que ya cumplió cinco años y que no pudo paralizar las faenas, trabajos que además cortaron las napas subterráneas que surtían al pueblo y secaron el río y el lago por completo.
 
Fuente: Radio Universidad de Chile, 13 de noviembre de 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tus comentarios en Versus...