jueves, 1 de abril de 2010

La democracia en educación: las aperturas brasileñas


En el 2006, de forma inédita en Chile y gracias a la enorme movilización estudiantil, se reunió una comisión de 80 personas a discutir sobre nuestra educación -financiamiento, gestión, educación superior, marco regulatorio-. Como fue convocada por la ex Presidenta: Michele Bachelet, se llamó Consejo Asesor Presidencial para la Calidad de la Educación. Cuatro años después nos queda sólo un recuerdo desteñido, donde las palabras del presidente del Consejo, Juan Eduardo García-Huidobro, ejemplifica la desilusión a propósito de la Ley General de Educación: “Estamos igual que antes, porque sobre las cosas importantes no hay acuerdo; sobre los procedimientos hay un cierto acuerdo, pero sabemos que los problemas graves no están ahí y esta ley marco, no es capaz de darle un marco a la educación nacional (…) Los niños repiten los destinos de sus padres y eso no es democrático. Cuando los pingüinos salen a la calle el 2006 y hoy, están diciendo que no quieren la desigualdad que tenemos y eso no lo cambia esta ley (…) Hubiese querido en el Congreso una discusión tranquila, a concho para que nuestros diputados y senadores hubieran llegado a un acuerdo de la educación más igualitaria y justa que es lo que la gente pide, más allá de lo que la Alianza y la Concertación acordaron en una discusión media cerrada”, explicó (19 de junio de 2009, www.terra.cl).

La aprobación de la LGE representa la traición de la clase política –derecha y Concertación- a las voluntades ciudadanas. Hoy, en el 2010 no tenemos ni un solo canal de expresión abierto para participar de las políticas públicas, sea en educación u otra área social.

En Brasil, durante el 2009, escuelas, municipios y estados fueron convocados a participar de un debate nacional, que culminará en abril de este año, con la Conferencia Nacional de Educación (CONAE) en la ciudad de Brasilia, sede del poder político. Lo más notable es que las etapas previas han congregado a miles de personas. A modo de ejemplo, en la ciudad de Campinas (Estado de Sao Paulo) se congregaron 3000 personas durante dos días para abordar el Nuevo Plan de Educación. Si hacemos una simple proyección podríamos decir que fácilmente en los 5565 municipios que componen Brasil, participaron unas 574.000 personas. Cabe señalar que esta Conferencia se encuentra garantizada por la Constitución Política de Brasil, al igual que una el ámbito de la salud, lo cual ocurre cada dos años.

Claramente el número de personas involucradas en una discusión de tamaña envergadura supone un desafío enorme para los organizadores. Recuerdo las discusiones chilenas en el 2006, cuando se criticaba la apertura del Consejo Asesor, señalando que 80 personas era demasiado, y que no correspondía sentarse a discutir sobre política educativa con estudiantes secundarios ni universitarios, ni tampoco con los profesores. Pues esto sí sucede en Brasil, y pese a las complejidades, y a las desconfianzas sobre la clase política y su capacidad (voluntad) para convertir en leyes las conclusiones de la CONAE, el mundo educativo se compromete en los debates.

Es hora de parar de encandilarse con la OECD y sus indicadores, y comenzar a mirar los enormes avances democratizadores de nuestros países vecinos. Hay mucho aprender en y de nuestra América Latina.

Más informaciones en:

http://www.campanhaeducacao.org.br/boletim/138.htm

http://www.oei.es/pdf2/texto_conae.pdf


Jorge Inzunza H.
Programa EPE - FACSO U. de Chile

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tus comentarios en Versus...