miércoles, 21 de octubre de 2009

La ciudadanía negada: los amagues del poder

Ante la inminente aprobación fast track en estos primeros días de marzo de la Ley General de Educación, no cabe otra emoción que la indignación y vergüenza. Indignación por la absoluta negación de la opinión mayoritaria de los actores educativos y sociales acerca de las expectativas ciudadana en relación a lo que se quiere de la educación. Y vergüenza por el tipo de ser político que habita en el Congreso Nacional, que escondido tras las murallas del edificio de la Dictadura, impone esta nueva ley que No garantiza el derecho a una educación gratuita, ciudadana, democrática, laica y pública.

Y no es de extrañar. Navegando en internet es posible encontrarse con un documento muy ilustrativo de la División de Organizaciones Sociales (DOS), dependiente de la Secretaría General de Gobierno, alojado en un sitio que paradojalmente se llama http://www.participemos.cl/. En este extraño documento (que cito al final) de 34 páginas (cinco de ellas están en blanco) hay que buscar su propósito en la página cinco, donde se titula prometedoramente: Agenda Pro Participación Ciudadana 2006-2010. Con bellas fotografías de Valparaíso, el texto avanza en buenas intenciones: “En una democracia participativa, las decisiones sobre materias de interés público son tomadas por la autoridad luego de un proceso abierto a la incidencia ciudadana”, definición que es complementada señalando que un tema clave es cuánto puede incidir la ciudadanía en estas decisiones, y que “Si entendemos éstas como la consecuencia de un proceso participativo, con información pertinente y criterios de consulta, donde se considera el parecer de las organizaciones de la sociedad civil o de otros actores relevantes de la comunidad, a partir de una metodología dialógica y de pedagogía social, entonces el acto resolutivo de las autoridades obtiene una mayor legitimación ciudadana”.

Bajo estas premisas, la LGE carece de legitimación ciudadana. Sintomáticas han sido las manifestaciones en contra de esta Ley durante más de un año y que han resurgido con fuerza esta semana. Invirtiendo el sentido de uno de los párrafos de este documento, se puede avanzar en la comprensión de lo que este gobierno niega: Esta es la peor conjunción de un gobierno: no escuchar, no dialogar, no trabajar ni identificar las diferentes opciones válidas para una política pública y, después tomar decisiones. La actitud no participativa de las autoridades es sinónimo de debilidad. De esta forma, no escuchar los planteamientos y propuestas y no contar con la experiencia, la capacidad y la creatividad que hay en tanta gente es empobrecernos como país. Lo anterior expresa un atavismo cultural en el modo de gobernar”.

Las fotografías de la hermosa ciudad de Valparaíso son entonces, un amague más del poder político en Chile, que indican que ellas son lo más cercano que se estará de este Congreso de no-Representantes. Habría que sugerir a la DOS cambiar el dominio de su página web, y ser más realistas: http://www.noparticipemos.cl/
Documento:
Agenda Pro Participación Ciudadana 2006-2010 en:
http://www.participemos.cl/docs/agenda_participativa.pdf

Jorge Inzunza H.
Programa EPE, FACSO U. de Chile

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tus comentarios en Versus...