miércoles, 21 de octubre de 2009

El desorden público: Andha y Errázuriz

Junto a la ribera del río Mapocho, el mismo que el candidato de la derecha prometió hacer navegable, y a unos pasos de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, casa de estudios de parte importante de nuestros presidentes, senadores y diputados; un grupo de deudores habitacionales sostuvo un campamento por más de un mes. A diario miradas furtivas de algunos y la indiferencia de otros pasaron sobre el puente Pío Nono… debajo, el ruido y el paso “encauzado” del río insalubre acompañaba la demanda por el derecho a la propiedad de una vivienda. Finalmente, el día 19 de junio, luego de 41 días de vivir a la orilla del río, la excusa de las lluvias, y el consecuente aumento del caudal, sirvieron para que la Intendencia de la ciudad de Santiago ordenara el desalojo. La fuerza policial llegó con sus escudos, cascos y atavíos de combate a disolver el campamento. La batalla campal se desató.
Detrás de esta batalla, estaban años de lucha y de “molestias” para las autoridades oficiales, que han debido enfrentar en variados actos públicos a la agrupación de deudores habitacionales (ANDHA Chile), los cuales desde su anonimato han ganado un espacio mediático, y la desidia del mundo político. Ayer, el enfrentamiento con Carabineros dio paso al fuego de las maderas y plásticos que se elevaron por sobre el nivel de calle Bellavista. El resultado 91 detenidos por protagonizar “desórdenes públicos”, sucesos llenos de “irresponsabilidad” y “provocación” como diría el intendente.
Mientras todo eso pasaba, en el mismo país… con 16 años “sirviendo” en el Congreso, el diputado Maximiano Errázuriz Eguiguren, íntimo amigo de aquel candidato que quiere hacer navegable el río Mapocho, fue descubierto en un pequeño fraude de 31 millones de pesos, por consignar que arrendaba una casa como sede distrital, siendo que ésta era de un amigo. Fuera de los alcances “habitacionales” de estos dos casos, llama la atención el curso completamente diferente que toman. Para unos, la cárcel y la citación al juzgado… para otro, una sanción moral y la expulsión del Partido.
La pregunta surge, con un andar pastoso y amenazante: ¿Cuál es en esencia el desorden público al que asistimos? ¿Cuál es la injusticia inherente? El destino del pobre y del rico parecen una vez separarse diametralmente.

Sitio de Andha Chile: http://www.aluchar.es.tl/

Jorge Inzunza H.
Programa EPE, FACSO Universidad de Chile

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tus comentarios en Versus...